UNA  ESQUINA  CON  HISTORIA
CONFITERIA LALO´S
       Este es un articulo  publicado  en el diario El Popular el Domingo 19 de Diciembre de 2004 al que hoy le hago algunas modificaciones  pues le agrego fotos que no figuraban en el anterior.- En un futuro al salir en mi página de Internet www.historiasdelamadrid.com.ar y de Infogl estará en un folleto.-      
      Es difícil  reconstruir la historia de esta esquina emblemática  de nuestro pueblo antes de 1905, San Martin y 25 de Mayo. De ese año poseo un dato concreto extraído  de una publicidad de don   JUAN CULATTO publicada en el periódico "La Opinión"   cuya encabezamiento era "Peluquería y Perfumería-CAFÉ  Y  BILLAR DE Juan Culatto" que  con toda seguridad estaba desde alguna otra época.-

       Tiempo atrás en un artículo publicado bajo el título "Una Esquina Una Historia", aparece que entre los años 1898 y 1899 existió un local denominado Las Delicias y más tarde la popular tienda El Gaucho Argentino de don José Hermida.
       Hasta tanto surjan mayores precisiones diremos que la confitería comenzó a funcionar un 3 de mayo de 1905 , fecha exacta de publicación del aviso comercial de don Juan Culatto.- Desde entonces, salvo un período a mediados de la década del 30 en que funcionó la mueblería de los señores Urso y Medina, la actividad  comercial siempre fue la misma.

      Don Juan le agregó a su bar todo un adelanto a fines de la primera década del siglo XX: funciones de  cine.- Mi padre Esteban comenzó a trabajar allí más o menos en el año 1907 como lavacopas, después fue mozo y al fallecer el señor Culatto, el 19 de octubre de 1919, continuó al frente del local en sociedad con doña Gregoria Garmendia viuda de Culatto, quien se había casado en segundas nupcias con don Juan en 1894. La firma se mantuvo hasta principios del año 1931 y se denominaba "Culatto y Chiste".-
        La confitería de esos años tenía la cabina de proyección sobre la calle 25 de Mayo y también un palco a mitad del salón, donde actuaban los músicos (pianistas y violinistas), principalmente cuando se exhibían películas mudas. Según los relatos de mi padre entre los artistas estaban la señorita González Lastra (pianista) y Héctor Gerard Cruz (pianista), un porteño que estuvo actuando varios meses y que incluso en la década del año 1960 se presentó en el Club Racing de La Madrid dirigiendo un cuarteto que acompañaba a la popular Azucena Maizani.-  

      Ya en el año 1926 llegó el pianista Gerónimo Curti, representante de la Orquesta Típica de Maglio Pacho (autor del tango sábado  Inglés) y que actuó sin interrupciones hasta el año 1931. Otro de los músicos era el violinista local don  Juan Pedro Erreca, quien completaba un formidable dúo todavía recordado por algunos. El señor Curti se instaló definitivamente en nuestra ciudad, formó su hogar con la señora Delia Lorenzo, pero el destino se lo llevó muy joven en octubre de 1935.-
     Después de la firma Culatto y Chiste se hizo cargo la sociedad  olavarriense Sánchez y Orni. Estuvo alrededor de dos años y también exhibía películas. Luego, por espacio de otros dos años su dueño fue don Domingo Farinella, pero el rubro iba a cambiar  algunos meses con la mueblería de los señores Urso y Medina.-
     La confitería volvió a principios de 1936 con la firma De La Cuadre y Lacherre, que había comenzado su actividad comercial en diciembre del año 1934, en el local de la calle Mitre que hemos conocido como Las Novedades, del señor Roberto Buzeki.-

          Años más tarde se disolvió la firma  De la Cuadra y Lacherre, continuando sólo el señor Amador de la Cuadra hasta fines del año 1950 cuando vendió a favor de E.Melotto, de la ciudad de Olavarría, mientras que éste pasó el local a los hermanos Rodriguez el 13 de junio de 1954. Un año y medio después quedó como único propietario el señor Segundo Rodriguez hasta el año 1964, cuando el comercio pasó a manos del señor Juan Ignacio Aispuro, quien adquirió la propiedad perteneciente a Isabel Emilia Etchegoin de Randazzo.-
     Aispuro estuvo poco tiempo, pues en enero de 1965 le transfirió el local a Eduardo Poggioli y su esposa Elena. Aquí comenzó otra etapa de la confitería, que marcó un antes y un después de Lalo y Titì. -
     Voy a rescatar tres párrafos del artículo que salió publicado en un periódico local en 1979,acordes para esta parte del relato:
     "Hace exactamente 14 años un joven matrimonio con esperanzas, ilusiones y deseo de trabajar, Lalo y Titì Poggioli, se instalaron allí y para asombro de muchos la alegría pareció nacer de nuevo en esa esquina ya opaca con los años.-Hubo renovación constante, venta de helados y en este establecimiento comenzaron a ser habituales los Cinzanos junto con las olvidadas tertulias.-
     La juventud un poco olvidada, ya que salvo alguna tertulia o baile por allí perdido no tenía lugar fijo donde mover sus pies al compás de un disco u orquesta moderna,fue volcándose a la confitería Lalo` s, que se brindó por entero juntos a Tití que hacía de mozo con verdadera ilusión y honestidad.-
     El pueblo fue respondiendo a esta dedicación y Lalo a cuatro años de su inauguración brindó un nuevo establecimiento, en la  misma esquina, pero montado al estilo moderno, donde el habitué halló sin lugar a dudas gran confort y atención, a la par de ser atendido con el esmero característicos de sus propietarios comenzaron a oírse las voces de los mozos, el siempre recordado "Tachuela" (desde siempre con Lalo) y el amabilísimo siempre atento al menor deseo del cliente, Anselmo".-
     Con todo el ímpetu y su espíritu emprendedor primero realizaron la construcción de nuevos baños, exigencia que le imponía la empresa de transportes La Estrella para que en ese lugar tuvieran parada los ómnibus. En 1968 la reforma de la confitería tomó otra dimensión: la gran obra se concretó el 4 de diciembre de 1971 con la inauguración  de la famosa Cueva de Lalo´s  proyectada por el arquitecto  Hugo Rosso y realizada por la empresa de Antonio Domina.-

     Lalo le puso otra dosis de vida al pueblo trayendo variados espectáculos musicales. Entre los primeros llegó un conjunto de Coronel Suarez donde cantaba el hoy famoso  Sergio Denis,  grupos de la zona se presentaban casi todos los fines de semana. Entre los de mayor  renombre actuaron el famoso trío de Baffa-Berlingieri-Cabarco, la Típica de Armando Pontier con la voz de Oscar Ferrari, Miguel Montero, Jorge Cafrune, el Soldado Chamamè y varios más.-
     En la Cueva se realizaban además festivales a beneficio de instituciones y era un lugar indiscutido para las fiestas familiares de casamientos, cumpleaños, todo por la calidad de su servicio y una esmerada atención..-
     Por nuevas experiencias el matrimonio Poggioli hizo un paréntesis  en la actividad local desde junio de 1991 hasta diciembre de 1994, pues decidió invertir en un comercio similar en Mar del Plata y se instaló en esa ciudad.-
     Durante estos tres años hubo períodos en que la confitería permaneció cerrada o alquilada por tiempos muy cortos, una vez a inquilinos de Olavarría y otra a una firma de la ciudad de Coronel Pringles. La actividad estaba concentrada en La Cueva, atendida por el hijo del matrimonio, Eduardo, quien la mantuvo como centro de atracción entre otras cosas contratando conjuntos como la Delta Jazz Band, el cuarteto del violinista Héctor López Furst, Cristina Aguayo, Octopus (conjunto vocal de La Plata) y muchos más.-
     A partir de la última reforma de la confitería, en diciembre de 1994, Tití regresó para hacerse cargo de la misma con la colaboración de Eduardo, pues su esposo había comenzado a viajar todos los viernes y pasaba sus días entre La Madrid y Mar del Plata. En medio de este gran sacrificio de viajar sin pausa Lalo encontró la muerte un 17 de junio de 1995, entre las ciudades de Benito Juárez y Laprida.

                                                                                                     MAYO 2012

ALFREDO E.CHISTE
alfredoestebanchiste@yahoo.com.ar


           La tragedia unió a la familia. Tití quedó a la cabeza de la empresa con la ayuda de sus hijos Eduardo y Gerardo (Fofi), quien a pesar  de ser un profesional de la salud muchas veces lo vimos como mozo. Trabajan otros familiares y me gustaría mencionar a un personaje, Adalberto Bordaberry, el querido Tachuela, que si fuera catalogado como un mueble en un inventario estaría tasado en 0,01 centavo, porque la confitería es su segunda casa.-
    Hasta la fecha  Tití sigue al frente de la confitería  y a pesar de los años, la atención continúa con la organización  diseñada por Lalo.-
    Debo confesar que este fue mi relato más difícil. Desde el año que me consta la existencia de la confitería pasaron más de doce firmas propietarias, así que traté de seguir los períodos de cada una.- Además hay un dato entrañable para mis sentimientos, tanto como que en una de las piezas de lo que hoy es la Cueva nací un día de 1926.-
     Como verán, la esquina de San Martín y 25 de Mayo es todo un símbolo del pueblo. Ineludible para los muchos que pasaron, pasan y que seguramente pasarán por este lugar.-

AVISO PUBLICADO EL 3 de MAYO DE 1905
FRENTE DEL EDIFICIO AÑO 1907.- El Sr. que tiene el balde en la mano es don Juan Culatto y el de los brazos en la cintura es don Esteban Chiste.
INTERIOR DE LA CONFITERIA: Década 1940
Frente del edificio: Década 1940: Están de izquierda a derecha: Eduardo (Poroto) Martinetti - Lomolino - "Toto" Bevacqua - Vicente D'Onofrio - Amado de la Cuadra y Juan Caro.- Atrás: Horacio San Martín

INAUGURACIÓN DE LA REMODELACIÓN DE LA CONFITERIA
EDUARDO "LALO" POGGIOLI
FRENTE ACTUAL